miércoles, 24 de octubre de 2012

Respondo a "pragmáticos" e incrédulos: Bani Walid esta minada de khadafistas y obvio, no es el único caso.


Kotty Menendez.
Si la actitud que tuvieron determinados medios que la juegan de alternativos, respecto a la supuesta muerte de Jamis y al supuesto arresto de Ibraim, no me cierra, y me hago eco de otras voces: No nos cierra. Mucho menos aun nos cerrará a los verdaderos seguidores del ex líder libio y sus leales, la actitud de autoproclamados khadafistas que reproducen las afirmaciones presentadas en una noticia publicada por una de aquellas agencias que la juegan de ecuánimes y no alineadas, y que tiene fuente en un pobre hombre de Bani Walid horrorizado y asustado por el asedio que sufre su ciudad, quien asegura que en dicha localidad del norte del país no hay khadafistas, siendo esto tan solo un pretexto de los mercenarios para atacar el distrito.

La base de esta mentira establecida por ese obviamente asustado y horrorizado hombre de Bani Walid, toma como punto, sin embargo, un hecho real, como lo es la rivalidad existente desde antaño entre las ciudades de Misrata y Bani Walid; que se generó por el apoyo que la primera dio al imperio italiano en 1921 para invadir y ultrajar a la segunda.

Para desacreditar esa débil alegación en la cual se basan desde cadenas con un doble rasero como Russia Today a autoproclamados khadafistas que creen tener el monopolio verde; bastarían tan solo un par de líneas interrogativas o la reproducción de algunos hechos puntuales sucedidos en la asediada comunidad.

Bueno, el simple caso de que este lunes, EEUU haya vetado en el Consejo de Seguridad de la ONU, una resolución presentada por la cara rota Federación Rusa, que establecía parámetros para la solución del conflicto en Bani Walid sin el uso de la fuerza; debería ser suficiente para probar el hecho de que la citada localidad esta minada de leales a Khadafi y administrada por estos.

No alcanzando este juego de ajedrez realizado en el corazón de la ONU por las potencias,  para convencer a los escépticos anti-khadafistas y a los autoproclamados khadafistas, sería bueno pedirles explicaciones sobre quien realizó la toma de control de Bani Walid en enero del presente año, luego de que en octubre del pasado 2011, la ciudad cayera en manos de los mercenarios del Consejo Nacional de Transición (CNT). A lo que posiblemente y de forma extremadamente ingenua podrían contestar: “los Warfala”, tiro que les saldría por la culata pues no paran de decirnos nota tras nota, que la mencionada tribu es absolutamente leal al coronel Khadafi.

También les podríamos preguntar a los sostenedores de la tesis de la lucha tribal zonal, por qué si en Bani Walid no hay khadafistas ni se cobija a estos, las autoridades del distrito no entregan a los secuestradores de Omram Shaaban y sus compañeros, o por qué estos cipayos fueron asesinados y desaparecidos, justo cuando fueron a intentar doblegar la voluntad autónoma de las nuevas autoridades de la ciudad que en enero despojaban de su control a los sicarios del CNT.

No alcanzando todas estas contra alegaciones, finalmente y con mucho dolor, sin dudas, podríamos preguntarles a estos incrédulos, por qué los mercenarios gubernamentales que desde hace mas de tres semanas asedian inhumanamente a Bani Walid, a pocas horas de conocerse la supuesta toma del centro de la ciudad vuelven a hablar de “liberación”.

De todas formas el hecho es mas abarcativo y no reducido solamente al distrito de Bani Walid; en toda Libia el pasado sábado cuando se cumplió el primer aniversario del asesinato de coronel Khadafi, pretendido día de la “liberación de Libia” para Norteamérica, Europa y los cipayos del país magrebí; el pueblo de la nación refrendó su amor al antiguo líder no acudiendo a los llamados de celebración que los usurpadores hicieron.

Y la cuestión es mas abarcativa aún, puesto que la valoración positiva y la nostalgia sobre el sin igual ex líder libio transciende las fronteras del país norafricano. El mundo árabe cuyos gobernantes traicionaron de manera vil a Khadafi, ahora siente y sabe que no solo no está preparado para una revolución, si no que además comprendió que en Libia no hubo ninguna revolución.

Ahora, y pidiendo disculpas por mi despelote narrativo, vuelvo a Bani Walid y pregunto: ¿Por qué si allí no hay Khadafistas, retratos del coronel engalanan las ceremonias nupciales que se llevan a cabo en la ciudad?  ¿Por qué los jóvenes escuchan abiertamente sus discursos y sus profesores renuncian a cambiar el programa escolar de la Yamahiriya y borrar el nombre de Khadafi de los manuales?.

Miren esta interesante nota publicada por Ria Novosti: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20121023/155348850.html

1 comentario:

Jose Luis Forneo dijo...

Ben Walid no es el unico caso. Libia entera está llena de patriotas que quieren volver a recuperar su pais y su revolución... Los medios lo silencian, e incluso se inventan asesinatos y muertes para dar la impresion de calma...

El ejemplo y la ensañanza de Gadaffi sigue viva en Libia y seguira provocando muchas ratas muertas entre los invasores y los terroristas de la OTAN y Al Qaeda.

Saludos camarada!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...